Actualización sobre el nuevo Programa de Formación Clínica Bicultural: Una conversación con Juan Torres

Lectura de 5 minutos. Foto: Stephanie Martinez, Gerente de Programa del Peter E. Haas Jr. Family Fund, y Juan Torres, Director Ejecutivo de Humanidad Terapia y Educación

En 2023, Healthcare Foundation obtuvo una importante subvención de Kaiser Permanente para lanzar un programa de capacitación clínica bicultural diseñado para fortalecer la cartera local de profesionales de salud mental bilingües y biculturales y al mismo tiempo aumentar los servicios directos de salud mental en áreas del norte del condado de Sonoma donde los residentes tienen la mayor dificultades para acceder a dicha atención.

En colaboración con Humanidad Therapy & Education Services y On the Margins, el Programa de Capacitación Clínica Bicultural, que se lanzó en agosto de 2023, incluye dos componentes novedosos. El primero, que la subvención cubre durante dos años, permite a Humanidad llevar sus servicios a los residentes de Cloverdale a través de dos prácticas remuneradas por año. Además, estas pasantías cuentan con la supervisión profesional de un supervisor clínico bilingüe y bicultural, una oportunidad única diseñada para profundizar la naturaleza culturalmente receptiva de la educación y la práctica de los estudiantes graduados bilingües en formación.

El segundo componente del programa (apoyado adicionalmente por una subvención del Fondo Familiar Peter E. Haas Jr.) es un plan de estudios en línea culturalmente receptivo llamado Nepantlah . Desarrollada por On the Margins, esta serie de talleres bilingües está diseñada para profesionales de la salud mental, incluidos aprendices como los del componente de Humanidad descrito anteriormente, que atienden a clientes biculturales y/o de habla hispana en el norte del condado de Sonoma, o incluso en todo el estado y el país. ( Nota: los resultados de este programa piloto de un año se tratarán en un artículo posterior).

Mientras Humanidad se acerca a la mitad de su esfuerzo de dos años en Cloverdale, hablamos con su director ejecutivo, Juan Torres, sobre el impacto de la iniciativa y su importancia como modelo para la prestación equitativa de servicios de salud mental en nuestra región.

¿Cuál es el resultado más significativo del programa hasta el momento?

Lo más importante para Humanidad es que pudimos abrir una oficina en Cloverdale y llegar a una población a la que de otra manera no podríamos llegar, al menos no en persona. Hay una gran necesidad en el norte del condado, en particular entre los trabajadores agrícolas y sus familias. Pero se necesitan entre 45 minutos y una hora para conducir desde Santa Rosa [donde tiene su sede Humanidad] hasta Cloverdale o viceversa.

¿Puedes decir más sobre las personas a las que Humanidad sirve en Cloverdale?

Al venir a Cloverdale, recordamos que la comunidad latina es una comunidad joven y que muchos de los participantes del programa son personas jóvenes o padres jóvenes que buscan ayuda. La vida a veces no es fácil. Como inmigrantes, de primera o segunda generación, luchan de manera común pero también única con los factores estresantes de la vida aquí. Puede ser difícil encontrar a alguien con quien se identifique y con quien pueda abrirse y confiar para compartir sus desafíos. Generar confianza es a menudo lo más difícil de hacer para cualquiera. Es un gran logro para Humanidad y el equipo que hayamos podido construir esa confianza, con nuestros clientes y con la comunidad allí en Cloverdale.

“Para muchas personas de nuestra comunidad, la terapia es algo nuevo para ellos. Se necesitan muchas agallas para abrirse a otra persona. Lo que descubrimos es que a muchos de nuestros clientes les tomó tiempo comunicar el alcance total de sus desafíos”.

John Torres, Terapia y Educación de la Humanidad

¿Cuál es el resultado más significativo del programa hasta el momento?

Lo más importante para Humanidad es que pudimos abrir una oficina en Cloverdale y llegar a una población a la que de otra manera no podríamos llegar, al menos no en persona. Hay una gran necesidad en el norte del condado, en particular entre los trabajadores agrícolas y sus familias. Pero se tarda entre 45 minutos y una hora en coche desde Santa Rosa [donde tiene su sede Humanidad] hasta Cloverdale o viceversa.

¿Puedes decir más sobre las personas a las que Humanidad sirve en Cloverdale?

Al venir a Cloverdale, recordamos que la comunidad latina es una comunidad joven y que muchos de los participantes del programa son personas jóvenes o padres jóvenes que buscan ayuda. La vida a veces no es fácil. Como inmigrantes, de primera o segunda generación, luchan de manera común pero también única con los factores estresantes de la vida aquí. Puede ser difícil encontrar a alguien con quien se identifique y con quien pueda abrirse y confiar para compartir sus desafíos. Generar confianza es a menudo lo más difícil de hacer para cualquiera. Es un gran logro para Humanidad y el equipo que hayamos podido construir esa confianza, con nuestros clientes y con la comunidad allí en Cloverdale.

¿Hubo desafíos para generar esa confianza?

Naturalmente ha sido un proceso. Pero lo que realmente ha ayudado ha sido trabajar muy de cerca con agencias locales como La Familia Sana, Corazón Healdsburg, el Distrito Escolar Unificado de Healdsburg, SOS y el Centro para Personas Mayores justo al final de la calle, para construir esas relaciones, generar esa confianza. De hecho, tener una oficina allí en Cloverdale nos ha ayudado a obtener esa aceptación y comprensión de los socios locales, quienes se dieron cuenta de que podían incluso acompañar a sus clientes a la oficina de Humanidad y presentarles al personal allí en persona. Eso hace una gran diferencia. Por lo tanto, estar en Cloverdale y estar bien conectado con las otras agencias en el área realmente nos ha preparado para el éxito a medida que avanzamos hacia el segundo año.

¿Habrá alguna modificación en el segundo año?

Tenemos la intención de seguir aprovechando esa confianza y cooperación. En particular, planeamos aumentar nuestra participación y nuestra presencia con Corazón Healdsburg. Muchos de sus clientes, aunque no necesariamente vivan en Cloverdale, viven en los alrededores. Corazón Healdsburg había brindado servicios de salud mental en el pasado, por lo que estaban muy interesados en asociarse con nosotros. Era una situación en la que todos salían ganando. Por ejemplo, Corazón trabaja muy de cerca con el distrito escolar para apoyar a los estudiantes. Pero a menudo, aunque los niños puedan recibir apoyo, los padres no. Así que ahora estamos conversando sobre cómo, además de la terapia individualizada, podemos realizar talleres educativos o terapia grupal para algunos de los padres que realmente buscan esa ayuda y que quieren ser mejores padres. A veces vemos los desafíos pero no sabemos cómo superarlos y necesitamos ayuda. Hay muchos padres que buscan esa ayuda.

¿Cómo ha sido la experiencia para los estudiantes de posgrado en prácticas?

Juan Torres con las aprendices Jessica Lueza y Stephanie Malagon

Los alumnos están agradecidos por la oportunidad de trabajar con su comunidad. Y están agradecidos de tener un supervisor clínico que tiene esa experiencia vivida como inmigrante de primera generación: la competencia cultural básica que a menudo falta en otros programas de prácticas. Es realmente único.

Además, han podido participar en los talleres impartidos por Nepantlah, lo que les ha permitido tener conversaciones más profundas sobre nuestra cultura . Un aprendizaje importante que surgió de esos talleres, al que ahora nos referimos con frecuencia, es el estímulo para sentirnos cómodos hablando Spanglish con nuestros clientes. Algunos de nuestros clientes, especialmente los más jóvenes, pueden sentir que su inglés no es perfecto y su español tampoco es perfecto, por lo que a veces lo que sale es el spanglish.

Como parte del programa, los alumnos de Cloverdale también pueden participar en supervisión de grupo con otros seis médicos en nuestras oficinas. Estos podrían ser aprendices, aunque la mayoría de ellos son asociados, terapeutas más experimentados y algunos de ellos están a punto de obtener su licencia. Con dos supervisores clínicos liderando la conversación, comparten sus desafíos y experiencias vividas, ofrecen sugerencias e intercambian ideas entre sí. Eso también es algo bastante único en Humanidad, tener una sala completa de terapeutas bilingües/biculturales apoyándose unos a otros como parte del proceso de aprendizaje, identificando las mejores opciones y atención para sus clientes.

¿Cómo han respondido los clientes a la disponibilidad de estos servicios?

Para muchas personas de nuestra comunidad, la terapia es algo nuevo para ellos. Se necesitan muchas agallas para abrirse a otra persona. Lo que descubrimos es que a muchos de nuestros clientes les tomó tiempo comunicar el alcance total de sus desafíos. Como resultado, inicialmente se pensó que muchos tenían una agudeza más leve, lo que significa que solo necesitaban un poco de apoyo, pero cuando nuestros terapeutas comenzaron a trabajar con ellos y se ganaron su confianza, nos dimos cuenta de que su necesidad era significativamente mayor. En esos casos, en lugar de brindar las 12 sesiones estándar, pudimos ampliar sus servicios y brindar hasta 24 sesiones, para abordar más completamente el trauma que padecían.

¿Qué tan inusual es recibir más sesiones si es necesario?

En realidad, el estándar suele ser de ocho sesiones. También es siempre un desafío, ya que ese es a menudo el punto en el que el individuo comienza a abrirse al terapeuta. Entonces, desde el principio decidimos ofrecer 12 sesiones, para tener la oportunidad de generar confianza y abrir un diálogo que nos permita comenzar realmente a abordar algunas de las necesidades y desafíos del cliente. Pero, como digo, encontramos que en muchos casos 12 sesiones realmente no eran suficientes. Afortunadamente, tuvimos la flexibilidad de aumentar ese número cuando se consideró clínicamente importante hacerlo.

¿Cuál ha sido la importancia de ofrecer servicios bilingües y biculturales?

Además de la barrera del idioma que de otro modo existe, hay muchos traumas que sólo un inmigrante podría entender realmente. Al mismo tiempo, ese trauma se transfiere a la siguiente generación. Muchos jóvenes enfrentan dificultades o desafíos para identificarse. Pueden sentir que no pertenecen o que no son plenamente aceptados aquí, pero no se identifican plenamente con sus padres ni con su país de origen. Muchos de nosotros que somos inmigrantes o crecimos aquí y somos individuos de primera generación, entendemos ese conflicto interno. Es más fácil tener esas conversaciones.

L-R: Alena Wall, Susan Osorna-Crandall, Dan P. Gizzo, and Nikki West, Kaiser Permanente; Kim Bender, Healthcare Foundation; Claudia Navarro, Humanidad; Dra. Danny Domínguez, On the Margins; Juan Torres, Humanidad; and Andres Correa, On the Margins.

¿Hay otras oportunidades que esta financiación ha permitido?

¡Sí! Como parte de esta asociación, pudimos incorporar a los aprendices como empleados de pleno derecho, trabajando 20 horas a la semana con todos los beneficios, incluyendo tiempo de enfermedad y vacaciones pagadas. Esto es enorme. Hasta donde yo sé, somos la única agencia que trae aprendices con todos los beneficios. En muchos casos, los alumnos no reciben remuneración o sólo reciben un pequeño estipendio. Pero un individuo bilingüe y bicultural, ya sabes, ¡son unicornios! Sabíamos que era vital ayudar a los estudiantes de posgrado bilingües/biculturales a construir una carrera viable aquí en el norte del condado, y eso incluía compensarlos como empleados valiosos. Si pudiera, los contrataría por 40 horas a la semana.

Al mismo tiempo, los servicios que los aprendices brindan a los residentes de Cloverdale siguen siendo gratuitos, ¿correcto?

Correcto, todo es 100% gratis. Y el objetivo es que estos aprendices pasen ahora a ser asociados. Una vez que se gradúan se convierten en asociados. En esa etapa, tendrán la capacidad, bajo la supervisión del supervisor clínico, de aceptar derivaciones de Medi-Cal. Por eso queremos apoyarlos como aprendices pero también continuar su crecimiento como asociados, aumentando la capacidad de los servicios de salud mental bilingües/biculturales en el norte del condado de Sonoma y en todo el condado.

El objetivo es aumentar la capacidad. Antes de esta iniciativa, sólo podíamos traer dos aprendices por año. Ahora, además de nuestros dos alumnos habituales, este año pudimos incorporar a Jessica y Stephanie. El año pasado obtuvimos la licencia de tres terapeutas y este año esperamos que otros tres terapeutas obtengan la licencia. Desde aprendices hasta asociados, y ahora se están convirtiendo en terapeutas autorizados. Se siente bien. Se siente como un verdadero logro.


Noticias e historias relacionadas